Creating the conditions for social and economics progress

Sixte Cambra, Presidente del Puerto de Barcelona

En el primer trimestre de 2016 todos los indicadores del Puerto de Barcelona registraron incrementos. Esta infraestructura, que es capital para la economía de Cataluña y para su cadena logística, ha contado con una presencia destacada en el Salón Internacional de la Logística y la Manutención y en la Supply Chain and Logistics Summit, y ha sido noticia recientemente por la aprobación de los convenios para la construcción de los accesos ferroviarios.

Sixte Cambra

¿Qué representa para el Puerto de Barcelona la aprobación por parte del Gobierno español de los convenios para los accesos ferroviarios?

La firma de los dos convenios (el que regula la financiación del acceso ferroviario y el del traspaso gratuito de un tramo de vía de FGC a Adif) es un hecho importante e imprescindible para impulsar el desarrollo de la conexión ferroviaria definitiva al Puerto. En este sentido, quisiera referirme a dos aspectos que considero importantes. Por una parte, en el mes de septiembre de 2013 firmamos un protocolo para impulsar el acceso ferroviario al Puerto de Barcelona, un acuerdo entre las seis entidades implicadas en esta actuación (Ministerio de Fomento, Generalitat de Cataluña, Puertos del Estado, Puerto de Barcelona, FGC y Adif). Ello significa que hemos tenido que esperar 3 años para dar el siguiente paso, es decir, firmar los citados convenios. Es un retraso lamentable, sobre todo teniendo presente que está en juego una obra fundamental para garantizar no sólo la competitividad del Puerto, sino la del conjunto de empresas importadoras y exportadoras de nuestro país, que son un motor esencial de nuestra economía.

Por otro lado, es importante recordar que queda pendiente otro paso antes de estar en condiciones de licitar e iniciar la parte del acceso que corresponde al Puerto. Se trata de la aprobación, por parte del Ministerio de Fomento, de la Delimitación de Espacios y Usos Portuarios (DEUP) que permitirá integrar al recinto portuario la franja de terreno paralela a la desembocadura del Llobregat por donde pasará el acceso ferroviario. Ahora que hemos conseguido firmar los dos convenios citados, esperamos que la aprobación de la DEUP también se materialice pronto.

 

En el primer trimestre del año los indicadores del Puerto, tanto los referentes a mercancías como a pasajeros, han crecido. ¿Qué factores han impulsado estos incrementos?

Acostumbramos a decir que el Puerto de Barcelona es un buen termómetro de la economía y, ya con los resultados de los primeros 5 meses del año, podemos decir que se consolida el impulso del comercio exterior en diferentes segmentos de carga. En el caso de los contenedores, un tráfico estratégico para el Puerto y que refleja muy bien la evolución de la actividad económica del entorno, hemos crecido un 13%. Los contenedores de importación mantienen un importante dinamismo y aumentan un 10%, mientras que los contenedores de exportación (en crecimiento constante desde 2008) avanzan al ritmo del 5%. China, Estados Unidos, la Unión de los Emiratos Árabes, India y México han sido los socios comerciales más dinámicos en lo que se refiere a los intercambios comerciales con el Puerto. Otros segmentos de tráfico, como los vehículos, los sólidos a granel o los hidrocarburos también han obtenido resultados positivos.

Esta evolución es fruto del esfuerzo de las empresas de nuestro hinterland (zona de influencia) para competir en el exterior y llegar a mercados cada vez más lejanos y también es consecuencia de la reactivación del mercado interno. Además, el proceso de ampliación y modernización del Puerto, que entre los años 2000 y 2014 supuso una inversión total de 4.000 millones de euros; el impulso de la red ferroviaria interna; y la apuesta por la calidad y la eficiencia de los servicios logísticos (marca de calidad Efficiency Network, la plataforma telemática Portic, estrategia de terminales marítimas interiores, etc.) también han contribuido a incrementar la competitividad del Puerto y a atraer nuevos tráficos.

 

El Puerto de Barcelona ha estado presente hace escasos días tanto en SIL como en el SC&L. ¿Cuál es el peso específico de la infraestructura dentro la cadena logística catalana y en la economía del país?

El Puerto de Barcelona es un nodo vital para la entrada de los productos procedentes de Asia a la Península Ibérica y a Europa y también para la canalización de las exportaciones de nuestro hinterland (Cataluña, Aragón, Navarra, Madrid y sur de Francia) hacia destinos tan diversos como China (que se consolida como el primer receptor de nuestros productos), Estados Unidos, Turquía o Brasil. Por otra parte, somos un hub de distribución clave en el Mediterráneo, tanto en lo que se refiere a líneas regulares de contenedores o vehículos como en las autopistas del mar (servicios de carga rodada que conectan la capital catalana con Italia y el norte de África). De la misma forma, Barcelona es un puerto estratégico en los intercambios comerciales entre Europa y América Latina, donde tenemos importantes lazos comerciales, culturales e históricos. En definitiva, el Puerto de Barcelona canaliza el 71% del comercio exterior marítimo de Cataluña y el 22% del total del Estado español, lo cual se traduce en un volumen de mercancías por valor superior a los 54.000 millones de euros anuales.

En este sentido, ¿qué papel juega la ZAL Puerto de Barcelona?

El Puerto de Barcelona está especializado en comercio exterior (importaciones y exportaciones) y productos de alto valor, como bienes de consumo y distribución, equipamiento electrónico y vehículos. Este tipo de mercancías requieren de unos servicios logísticos de valor añadido de los que el Puerto de Barcelona fue pionero en ofrecer en sus propias instalaciones a través de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL). Desde su puesta en funcionamiento en 1993 (primero con 63 hectáreas y después con 143 más), la ZL se ha convertido en un modelo de éxito y ahora son más de 130 las empresas instaladas en un total de 206 hectáreas de terreno. Ahora la ZAL se halla en plena expansión (con la entrada de Merlin Properties como nuevo socio de referencia), con la gestión de 23 nuevas hectáreas en la Zona Franca de Barcelona. Para un puerto de nuestras características y con la tipología de carga que canalizamos, la ZAL es un elemento fundamental y diferenciador que genera valor y empleo, y que contribuye a captar cadenas logísticas y tráficos de calidad.

¿Qué inversiones hay en marcha en estos momentos y cuáles hay previstas a corto-medio plazo?

Este año, el Puerto ha presupuestado inversiones por valor de 129 millones de euros, que incluyen la parte interna de los accesos ferroviarios, la reforma de las instalaciones pesqueras, la obra civil del nuevo syncrolift de Marina Barcelona 92, la rehabilitación del Edificio de Portal de la Pau, las actuaciones relacionadas con la nueva terminal de ICL (Iberpotash) y la ampliación del muelle adosado.

En este sentido, como he comentado antes, quiero destacar que el período 2000-2015 concentró el mayor volumen de inversiones de la historia reciente del Puerto y ahora, a pesar de que seguimos haciendo obras importantes e invirtiendo, también concentramos buena parte de nuestros esfuerzos en optimizar al máximo la gestión y en reducir la deuda a largo plazo que tenemos, principalmente con el Banco Europeo de Inversiones (BEI).

En 2015 el Puerto completó su gran ampliación, que implicó desviar la desembocadura del Río Llobregat, la construcción de los diques de abrigo Sur y Este, y el desarrollo de la terminal de contenedores BEST y la ZAL Prat, entre otras actuaciones. Esta expansión de la infraestructura supuso una inversión de 2.000 millones de euros por parte del Puerto de Barcelona y de 2.000 millones más financiados por la iniciativa privada.

En la actualidad, ¿qué posición ocupa el Puerto de Barcelona entre los puertos de Europa y del mundo?

Depende del segmento de actividad, ya que Barcelona es un puerto muy diversificado y opera diferentes líneas de negocio. Somos el primer puerto del Estado español en dimensión económica y en términos del valor de las mercancías que canalizamos; somos el primer puerto del Mediterráneo en tráfico de vehículos y el primer puerto de cruceros de Europa y del Mediterráneo, aparte de ocupar el 4º lugar como puerto base de todo el mundo. También tenemos una importante posición de liderazgo en el Estado con respecto a las autopistas del mar (los servicios mixtos de carga rodada y pasaje con Italia y el norte de África).

Finalmente, ¿cuáles son los retos de futuro del Puerto en cuanto a inversiones, crecimiento, presencia en el mundo y conectividad?

Nuestra estrategia parte de una premisa básica: en el Puerto de Barcelona estamos al servicio de la economía de nuestro entorno y nuestra misión es contribuir a hacer más competitivos a nuestros clientes mediante la prestación de servicios eficientes. El crecimiento no es una finalidad en sí misma, sino la consecuencia de cumplir nuestra misión y de conseguir que las empresas que encaminan sus mercancías a través de nuestra infraestructura sean más competitivas en el mercado global. Ahora bien, el Puerto quiere crecer, y la captación de tráficos figura como el principal objetivo de la instalación y, en definitiva, el crecimiento es uno de los tres ejes (juntamente con la competitividad y la sostenibilidad) que sostienen nuestra estrategia.

El Puerto de Barcelona dispone de una infraestructura de primer nivel, preparada para atender los portacontenedores más grandes que navegan actualmente por el mundo. Somos el puerto más productivo del Mediterráneo (y el tercero de toda Europa) y los elevados estándares de calidad de todos los agentes que intervienen en la cadena logística son una garantía de excelencia para nuestros clientes. Ello significa que estamos en condiciones de competir con los puertos del norte de Europa, pero para hacerlo es preciso fortalecer nuestra presencia en el área de influencia: sólo llegando más lejos y fidelizando empresas del mercado interior, que no tienen acceso directo al mar, podremos conseguir la masa crítica necesaria para atraer a las grandes líneas regulares que, a su vez, nos garantizarán la conectividad que requieren nuestros clientes.

Además de consolidar nuestro posicionamiento en el hinterland, estamos trabajando para atraer centros de distribución de grandes operadores logísticos o de compañías multinacionales en el entorno del Puerto. Se trata de una apuesta firme por la logística, pues que estamos convencidos de que es uno de les sectores clave de la economía global y que es un importante generador de valor, puestos de trabajo y riqueza.

www.portdebarcelona.cat

Aquest lloc web utilitza cookies pròpies i de tercers, necessàries pel seu funcionament, configurar les seves preferències i prendre dades estadístiques. Consulti el nostre Avís Legal per obtenir més informació.    Ver Política de cookies
Privacidad